MACARIO

El papel de la muerte en México y Macario

Jose Luis Martinez Leyva 

 

El primer cuadro que aparece en el clásico Macario, es una nota, donde Roberto Gavaldón advierte de manera escrita, lo importante que es la figura de la muerte dentro de la cultura mexicana, de las tradiciones heredadas de las culturas prehispanicas que se adaptaron al mestizaje y dieron como resultado culturas y creencias que siglos después continuan vigentes.

 

 

Macario, conoce a la muerte, en un momento de debilidad y fastidio por la pobreza que vive y está destinado a vivir. A punto de cometer un acto egoísta como comer él solo un guajolote completo, sin importarle su familia, Macario se redime invitando a la muerte a comer. En agradecimiento ella le entrega un agua capaz de curar cualquier enfermedad de una persona que aún no deba morir. 

 

En una secuencia onírica, Macario se imagina como el titiritero que controla a las personas, y las tiene a su voluntad, adquiere un cierto poder sobre ellos. Sin embargo, aún capaz de ver a la muerte y descifrar quienes morirán, y quiénes aún pueden salvarse gracias al agua milagrosa, él se convierte en un titere de la muerte, camina junto a ella en su último viaje y se vuelve su mensajero. Macario se ve envuelto en un último viaje, donde prueba su valor, así como alcanza momentaneamente un lugar privilegiado que nunca pudo obetener en vida, mientras es cuestionado por dios, el diablo y la misma muerte.

 

La fotografía de Figueroa, y la dirección de Gavaldón brillan en esta representación de la muerte, que más allá de convertirse en una figura misteriosa o maligna, como se ha visto antes en, por ejemplo, El septimo sello, es más bien sabia y reconfortante. Visualmente, la dupla logró capturar a la muerte mexicana, la que es parte de nuestras tradiciones, y al mismo tiempo a un México verdadero, que aún ambientandose en la época de la colonia, se sigue sintiendo como un reflejo fiel de nuestra cultura.

 

Macario es una de las películas más importantes de la historia mexicana, porque sin indagar mucho en nuestras tradiciones, cultura, o sociedad, logra exponer todo lo que representan de un modo primordialmente visual. Nuestra cercania y cariño a la muerte, son características díficiles de explicar y Gavaldón logró hacerlo dando catedra.

 

luis@cchfilmfest.com

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *